Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 marzo 2011

CAC

CAC (CAMARA ARGENTINA DE COMERCIO)

Informe Económico Semanal

 

IES-23-03-2011

 

Toda la información contenida en estas páginas pertenece (a) a las fuentes citadas de buena fe; (b) a sus autores declarados; ó (c) a INFORMACION ESTRATEGICA, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial sin expreso consentimiento de (a), (b) ó (c). – Todos los derechos reservados

Read Full Post »

BID

BID-INTAL: Carta Mensual N° 175 – Marzo de 2011

 mime.php?file=attccf0.gif&cid=734162720@27011999-0DF8

INSTITUTO PARA LA INTEGRACIÓN DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
INTAL CARTA MENSUAL 175
Boletín Mensual electrónico 
La Carta Mensual INTAL difunde noticias sobre eventos y disposiciones normativas relativas a la evolución de los procesos de integración en los distintos bloques regionales, reseñas bibliográficas, publicaciones sobre integración en la web y programación y descripción de las actividades del BID referidas a integración.Esta publicación se edita mensualmente en formato electrónico en 3 idiomas: español, inglés y portugués.

Destacados del mes:

El BID realiza su Asamblea Anual

Nuevo impulso a la integración en el Caribe

El istmo sigue avanzando en la integración intra-centroamericana: el Plan de Acción 2011

Impulso del BID a la facilitación del comercio en el RD-CAFTA

Caducan las preferencias arancelarias otorgadas a los países andinos en el marco del ATPDEA

XX Aniversario de la firma del Tratado de Asunción

Sistema de Pagos en Moneda Local en el MERCOSUR

La UNASUR ya tiene existencia legal y nuevo Secretario General

Quinta Ronda de negociaciones del Acuerdo

 
   

Descargar boletín completo de Marzo

http://www.iadb.org/intal//detalle_carta_mail_new.asp?tid=5&idioma=ESP&carta_id=1388

Toda la información contenida en estas páginas pertenece (a) a las fuentes citadas de buena fe; (b) a sus autores declarados; ó (c) a INFORMACION ESTRATEGICA, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial sin expreso consentimiento de (a), (b) ó (c). – Todos los derechos reservados

Read Full Post »

brasil-usa

Brasil – Estados Unidos: la rivalidad emergente

Samuel Pinheiro Guimarães

Marzo 2011

Al acompañar la evolución de las relaciones de Brasil con los EUA, en el período examinado por Moniz Bandeira, vemos que, de un lado, ellas se entrelazan e inciden con la aspiración de una parte significativa de la elite brasileña de promover el desarrollo industrial. Esta aspiración se confronta periódicamente con la política norteamericana derivada de su convicción de que el desarrollo brasileño tendría que ser el resultado natural de la acción de las fuerzas del mercado. Por lo tanto, no necesitaría, ni debería, ser estimulado o conducido por el Estado brasileño, salvo que este adoptase políticas de liberalización del comercio exterior y de los flujos de ingreso y salida de los capitales. El artículo es de Samuel Pinheiro Guimarães.

Prefacio de Samuel Pinheiro Guimarães a la 3ª edición del libro “ Relaciones Brasil-EUA: la Rivalidad Emergente. El nacionalismo militar (1950/88)” del Profesor Luiz Alberto Moniz Bandeira.
Prefacio: Dulces Ilusiones, Duras Realidades

“Você tem de dar-lhes um tapinha nas costas e fazer com que eles pensem que você gosta deles”. J.Foster Dulles, Secretário de Estado, 1953/59 (1)

La construcción de la hegemonía estadounidense

1. Para comprender los episodios que se suceden en las relaciones entre Brasil y los Estados Unidos es necesario examinar la naturaleza de las mismas. Estas sólo pueden comprenderse cuando son vistas en el contexto de la estrategia mundial de la política externa estadounidense, proyectada y desarrollada a partir de los resultados de la Segunda Guerra Mundial. Es preciso notar que, hasta 1939, la política norteamericana nunca había sido aislacionista o no intervencionista. No obstante, su activismo se dirigía y limitaba a la conquista del Oeste americano; a la incorporación, por compra, de territorios como la Florida y la Luisiana y, enseguida, a la consolidación del área de influencia en el gran “mar americano”, el Caribe. Por su lado, México perdió 2/3 de su territorio con los Estados Unidos en la guerra de 1846/48, provocada por este último país. Nicaragua fue ocupada militarmente por los Estados Unidos durante 21 años; Haití, durante 19 años. Cuba, Filipinas y Puerto Rico fueron ocupados después de la derrota de España en la guerra provocada por los Estados Unidos, en 1898. Al final, los Estados Unidos habían, prácticamente, eliminado la presencia e influencia de las potencias europeas en el hemisferio americano.

Solamente después de 1945 los Estados Unidos dejarían de ser una potencia regional y pasarían a ser una potencia con intereses mundiales, con intereses en cada continente, casi se podría decir en cada Estado. Es verdad que la expedición del Comodoro  Matthew Perry al Japón, en 1848, así como su apoyo a las actividades misioneras en China, anunciaban el interés norteamericano por Asia. Pero dicha presencia en Asia era todavía incipiente.

2. Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos emergieron como la mayor potencia militar, política, económica, tecnológica e ideológica del mundo. Esa hegemonía era absoluta  delante de las naciones derrotadas, destruidas y ocupadas: Alemania, Japón e Italia; en los extensos imperios coloniales, desmoralizados y abatidos, como el francés y el británico. También ante una potencia rival, en términos de organización social, política y económica, como la Unión Soviética, fortalecida por la ocupación de Europa Oriental y debilitada por la devastación nazi, que dejó un saldo de 20 millones de muertos, y una economía estremecida por el esfuerzo de la guerra. La capacidad que parecía tener la Unión Soviética de competir y enfrentar a los Estados Unidos, y que parecía tornarse cada vez más irresistible con la expansión del campo socialista después de 1945, era aparente, como se revelaría a los pocos años, hasta culminar con su derrota por medios pacíficos en 1991.

3. Delante de ese extraordinario y glorioso, pero desafiante escenario mundial de 1945, los Estados Unidos definirían los grandes objetivos y directrices de su política externa. En síntesis, esos objetivos eran y  son: mantener y ampliar su hegemonía política; mantener y ampliar su hegemonía militar; mantener y ampliar su hegemonía económica; mantener y ampliar su hegemonía ideológica.

4. En 1945, la decisión estratégica fundamental adoptada por los Estados Unidos fue crear un sistema de organismos internacionales para, a través de ellos, promover y mantener su hegemonía y expandir sus ideales, en vez de procurar hacerlo directamente, lo que hubiese implicado elevadísimos costos y el uso frecuente de la fuerza militar. Esos organismos serían de carácter universal, como las Naciones Unidas y sus agencias, inclusive el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF); o de carácter regional, tales como la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el Tratado de Seguridad Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos (ANZUS) y la Organización del Tratado del Sudeste Asiático  (SEATO); o de carácter bilateral. Todos, de una forma u otra, con su origen en la experiencia y en los ideales norteamericanos de gobernabilidad mundial, defendidos por Woodrow Wilson, en 1919, e incorporados al tratado que crió la Liga de las Naciones, el cual fue rechazado por el Senado estadounidense. El telón de fondo de esa estrategia sería la confrontación con la Unión Soviética, (que detonaría el arma nuclear en 1949), con base en la Doctrina Truman, de contención del comunismo, inspirada en las ideas de George Kennan, en su artículo firmado con el seudónimo de Mr. X, publicado en 1947.

5. Al implementar esa estrategia de múltiples facetas y jugada en muchos tableros de negociación, de acción y también de subversión, en todas las regiones y continentes, los Estados Unidos procuraron evitar la emergencia de Estados que pudieran contraponerse a su hegemonía mundial o regional. Siempre que fue necesario, enfrentaron y derrotaron a aquellos que se oponían a su hegemonía, de modo total o parcial, dificultando o impidiendo su pleno ejercicio.

6. A pesar de que en varias de esas confrontaciones y embates, algunos armados, los Estados Unidos pudieron, a primera vista, parecer haber sido derrotados, por lo menos en algunas instancias, como por ejemplo Vietnam, sus intereses prevalecerían en el mediano plazo. Después de la desmoralizante derrota militar norteamericana, el nuevo Vietnam, unificado y comunista adoptaría, después de algunos años, un modelo capitalista, abierto a las mega-empresas transnacionales, inclusive las norteamericanas. La República Popular China es un caso semejante en el que, después de un largo período de enfrentamientos se inicia, por decisión china, un proceso de reforma económica que lleva a una simbiosis con los Estados Unidos.  En China se organiza un régimen cada vez más capitalista y abierto a las mega-empresas norteamericanas. El fin de la hegemonía estadounidense, que se ejerce de formas variadas y complejas, es aún un mito y una ilusión peligrosa.

7. En el área militar, los Estados Unidos tornaron permanentes, de forma muchas veces desconocida, la presencia de sus tropas y de sus armas, inclusive nucleares, fuera de su territorio nacional, en países tales como Alemania, Bélgica, Italia, Grecia, Turquía y Holanda. Su control militar se realiza a través de una red de bases terrestres, flotas navales y acuerdos militares bilaterales o regionales, como la OTAN, algunos hoy desactivados, pero no todos, como el acuerdo militar con Japón o el acuerdo ANZUS. El reciente programa de instalación de un “escudo de misiles” en Europa Oriental, oficialmente dirigido contra Irán y otras amenazas difusas, como el terrorismo, causa gran inquietud en Rusia y revela la determinación norteamericana de mantener y expandir su hegemonía militar en Europa.

8. Por otro lado, de forma sistemática, los Estados Unidos crearon mecanismos nacionales e internacionales de control de transferencia de tecnología militar o dual (civil/ militar). Actúan con tenacidad y persistencia para promover la no-proliferación de armas de destrucción masiva, (por ejemplo, la posesión de armas por terceros países), pero no promueven su propio desarme, a pesar de que asumieron dicho compromiso cuando suscribieron el TNP. Perfeccionan cada vez más sus armas aumentando el hiato de poder militar, entre ellos y los demás países, y amplían su sistema de tratados de cooperación y asistencia militar, base jurídica que justificaría eventuales acciones militares.

9. Así pudieron intervenir militarmente, bajo variados pretextos, en todos los continentes: en la República Dominicana, en Guatemala, en Vietnam, en Nicaragua, en Granada, en Panamá, en el Líbano, en Irak, en Somalia, en Afganistán, etc. en una larga lista de países que, de una forma u otra, se opusieron, con mayor o menor tenacidad, al ejercicio de su hegemonía, o con el objetivo de que las presiones y/ o eventuales intervenciones sirviesen de ejemplo para disuadir a los Estados que tuvieran (o parecieran tener) la intención de alcanzar una mayor independencia.

10. No hubo, prácticamente, ningún año en que los Estados Unidos no estuviesen en guerra, mayor o menor, desde 1945. Siempre, que fue posible, procuraron el aval y la autorización previa de organizaciones internacionales de carácter universal, como el Consejo de Seguridad de la ONU, o regional como la OEA y el CARICOM, o de tratados bilaterales. Cuando esto se reveló difícil o imposible actuaron unilateralmente, con la búsqueda de apoyo, aunque simbólico, de otros países. En Irak, a título de ejemplo de ese apoyo simbólico, en el momento de la invasión, en 2003, los Estados Unidos tenían 148.000 hombres y la segunda mayor fuerza era la del Reino Unido con 45.000 hombres, seguida de contingentes muy menores de otros países. Es preciso notar que los Estados Unidos no participan de ninguna organización militar o de ninguna operación militar multilateral o de coalición en que sus tropas se sometan a comando extranjero.

11. En economía, los Estados Unidos, confiaron en la capacidad competitiva de sus grandes empresas, que se tornarían mega empresas transnacionales, en un mundo de economías destrozadas, en especial en Europa Occidental. En  un primer momento procuraron, a través del BIRF y después del Plan Marshall, reconstruirlas para garantizar el acceso a esos mercados, tanto de los bienes como de los capitales de sus empresas. Percibieron que el apoyo a los movimientos nativos de descolonización era una oportunidad de reducir el poder y control de las potencias coloniales y, al mismo tiempo, facilitar la penetración de sus mega-empresas en los mercados de las futuras ex-colonias europeas. En el área económica, su objetivo permanente ha sido asegurarse el acceso a materias-primas estratégicas, como el uranio y, en especial, el petróleo, dínamo esencial de su economía, que se encuentra en la raíz de las complejas cuestiones de Oriente Próximo: Palestina, Irak, Irán, Arabia Saudita, etc.

12. En la ejecución de su estrategia económica EUA promovió en todos los países la liberalización del comercio exterior y de los flujos de capitales, mientras que mantiene protegidos su mercado interno para aquellos sectores menos competitivos, por ejemplo la agricultura. Esto siempre ocurrió, y los casos recientes son emblemáticos, como los del algodón, jugo de naranja y etanol. En este caso, perdedores en procesos de arbitraje multilateral en organizaciones de las que forman parte, mantienen sus políticas que fueron consideradas ilegales. En otra área, aplican restricciones a las inversiones chinas y árabes, arguyendo razones de seguridad económica y política. Su devoción por las libres fuerzas del mercado y condicionada, por lo tanto, a sus intereses nacionales y políticos y a las voluminosas operaciones de salvamento, por el Estado norteamericano, de sus bancos y mega empresas durante la crisis, que se inició en 2008, confirman esta interpretación de su visión ideológica.

13. La restricción a la difusión de tecnología, en especial a la dual de punta, por ejemplo de uso civil y militar, sería una política indispensable para mantener la hegemonía económica y militar norteamericana. El sistema de restricciones a la transferencia de tecnología sensible fue organizado teniendo como núcleo al Tratado de No Proliferación (TNP) y convenios conexos, tales como el Régimen de Control de Tecnología de Misiles (MTCR), o el Acuerdo de Wassenaar, que controla las exportaciones de armas convencionales y bienes y tecnología sensitivos de uso dual, y el Grupo de Proveedores Nucleares (NSG), y por el permanente esfuerzo de fortalecimiento del sistema de patentes en el ámbito de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de amenazas y sanciones unilaterales a terceros países, a través de las leyes estadounidenses de comercio.

14. Todavía, entre todos sus objetivos de política externa, el más importante seria mantener la hegemonía ideológica que fue conquistada en casi todas las sociedades debido a su victoria sobre el hediondo régimen nazi. Esta hegemonía corresponde a su capacidad de convencer a todos los países de la superioridad del Estado norteamericano y de su sociedad y, en especial, a partir de 1945, en comparación con el modelo soviético. Así como sobre el carácter benigno, desinteresado, altruista y sincero de su política exterior; de la eficiencia superior de su economía; de la mayor viabilidad de su modelo económico y de la posibilidad de ser adoptado por cualquier país.

Los abismos

15. Un indicador de la citada y creciente hegemonía política fue la resurrección del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas después de la ascensión de Boris Yeltsin y Alexandre Kozirev, que alinearon la política rusa con la política exterior estadounidense. En la práctica, este alineamiento redundó en la desaparición de los vetos rusos, que pasaron de un total de 118 en el período 1945/1991 a cuatro en el período 1992/2009. Como resultado, los Estados Unidos obtuvieron, inclusive sin la oposición de China, apoyo para sus acciones de punición política, a través de sanciones comerciales y otras de todo orden, con base en el Capítulo VI de la Carta de ONU, y de acción militar, con base en el Capítulo VII. Como cada país es obligado por la Carta a cumplir las sanciones impuestas por el Consejo a terceros países, a pesar de no haber participado del proceso de decisión del Consejo de Seguridad, sea que estas sanciones contraríen o no sus intereses nacionales, la nueva situación amplió el ejercicio de la hegemonía norteamericana, inclusive bajo el manto multilateral de las Naciones Unidas. Como consecuencia de la estrategia norteamericana, el abismo político entre los EUA y el resto de los países se profundizó.

16. El hiato militar entre los Estados Unidos y el resto de los demás países, tomados en conjunto, creció de forma significativa a partir de 1945, debido a dos políticas adoptadas por aquél país: la primera, impedir que los demás países tuviesen acceso a la tecnología nuclear y a la tecnología dual y, la segunda, la de desarrollar nuevas tecnologías, cada vez más sofisticadas. Estas dos políticas hicieron que la distancia entre EUA, incluso entre él y las potencias industriales, y sobretodo en relación con los países subdesarrollados de la periferia, se ampliase y tornase un abismo, comparada con la situación existente en 1945.

17. En 1988, los gastos militares estadounidenses eran de US$ 533 billones. Entre 1988 y 2009 tuvieron un aumento acumulado de US$ 10.376 billones. El segundo país en gastos militares, la URSS (más tarde Rusia) tuvo un dispendio, en 1988, de US$ 339 billones. El acumulado de gastos rusos entre 1988 e 2009 fue de US$ 1.683 billones. La distancia de poder militar, medida en términos de gastos, que reflejan la acumulación y sofisticación de los armamentos, entre los dos países aumentó de US$ 199 billones en 1988 a US$ 8.693 billones en 2009. Entre los Estados Unidos, de un lado, y todos los demás países, de otro, esta distancia aumentó mucho más.

18. En los últimos 20 años, la distancia económica, por ejemplo, nivel de vida medio, cantidad de bienes disponibles para consumo y producción, entre los habitantes de los países desarrollados y los de los países subdesarrollados, no cesó de crecer hasta la crisis de 2008. En 1988, la renta per capita media de los ocho principales países desarrollados (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Australia) era de US$ 18.000, y la renta media per capita de los ocho principales países subdesarrollados (China, India, Brasil, Rusia, Indonesia, México, Argentina y África del Sur), era de US$ 1.300. La diferencia de renta per capita era, en 1988, de US$ 16.700. En 2008, la renta per capita media de esos ocho países desarrollados alcanzó los US$ 43.000 y la renta media per capita de los citados ocho países subdesarrollados llegó a US$ 6.000. La diferencia de renta per capita entre los dos grupos de países aumentó de US$ 16.700 a US$ 37.000. El abismo de renta, de nivel de vida medio, se profundizó. La hegemonía económica norteamericana, medida por la presencia de sus mega- empresas en todos los países, por su participación en el comercio mundial, por la generación de nuevas tecnologías y por la dimensión de su economía, sobrevive y expande.

19. El abismo ideológico entre los Estados Unidos y los demás países aumentó. La creación de grandes conglomerados de entretenimiento/ información; los canales globales televisivos de noticias; la desarticulación de las estructuras nacionales de producción audiovisual, también en países desarrollados; el predominio del noticiario generado por las agencias de noticias estadounidenses; los vastos programas de formación educacional y profesional en todas las áreas, inclusive militar; la producción científica en términos absolutos y comparados; el número de premios Nobel conquistados; la capacidad de reclutar talentos en todo el mundo hacen que la influencia cultural, científica y tecnológica norteamericana sea extraordinaria, y mayor de lo que era en 1945, debido a la aceleración del progreso científico y tecnológico. El foso aumentó y no hay ninguna otra civilización – rusa, china, brasileña o japonesa – que disponga del mismo arsenal de medios y recursos y de la misma flexibilidad del idioma y  de la cultura para contraponerse  a la estadounidense.

La historia de Brasil en el  contexto de la hegemonía

20. Delante del amplio y complejo panorama de estrategia de implementación de esas directrices de política exterior norteamericana, se colocan las relaciones entre  Brasil y los Estados Unidos de 1950 a 1990, documentadas, descritas y analizadas, en todas sus peripecias y tensiones, por Moniz Bandeira, en su obra “Brasil-Estados Unidos: a Rivalidade Emergente”. Su lectura es esencial para todos los brasileños, políticos, diplomáticos, militares, intelectuales, empresarios y trabajadores que desean interpretar mejor la política externa brasileña y es ella la que provoca las reflexiones de este prefacio.

21. Brasil y Estados Unidos son sociedades, economías y Estados que presentan semejanzas estructurales. Son países de gran dimensión territorial, semejante y continua. Ambos detentan en su territorio una variada gama de recursos minerales, sus agriculturas son muy productivas y sus parques industriales, sofisticados. Brasil y Estados Unidos son países de gran población, sociedades multiétnicas, con grandes contingentes de origen europeo y africano. Ambos son países democráticos y sus culturas son de origen y matriz occidental. El Estado brasileño como el norteamericano, está organizado bajo la forma de federación, aunque su sistema jurídico esté fundado en el derecho romano y el de los Estados Unidos en el derecho anglosajón, cuya base es el common law (jurisprudencia y costumbres).

22. Los Estados Unidos son, desde el final del siglo XIX y aún más a partir de 1945, la mayor potencia económica del mundo; sus ejércitos y sus sofisticadas armas la convierten en la mayor potencia militar del planeta; su capacidad de generar conceptos y divulgarlos la tornaron la mayor potencia ideológica y cultural; su creatividad y capacidad de atraer talentos de todas partes la transforman en la mayor potencia científica y tecnológica del mundo. Los Estados Unidos detentan, además, la moneda de reserva y de curso internacional, el dólar, y son, sin duda, para los grandes capitalistas, sean ellos mega empresas, mega bancos, mega fondos o individuos de alta renta, el centro del sistema capitalista internacional y su baluarte. Estos sucesos norteamericanos se encuentran, en realidad, entrelazados. La elite estadounidense está absolutamente convencida de que todo lo que acontece en todos los países que integran el sistema internacional, es de interés para su sociedad y supervivencia.

Los Estados Unidos se presentan, con tranquilidad, seguridad y auto-estima, como el país líder de la civilización occidental y, hoy, como el líder mundial de todas las naciones, el Estado más democrático, la economía más eficiente, la potencia militar más poderosa. Por esas razones se atribuyen, con naturalidad, el derecho de decir a cada país como debe organizarse económica y políticamente y como debe orientar su política externa. En casos extremos, se arrogan el supremo derecho de exigir que muden de régimen político y, si fallan la persuasión y la cooptación, lo hacen a través de su política, denominada, sin disfraces, de “regime change” (mudanza de régimen), en desafío a los principios de no intervención y autodeterminación, consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, principios que exigen que los demás países cumplan. Los Estados Unidos son, sin sombra de duda, el centro del Imperio.

23. El Brasil, debido a circunstancias históricas, políticas, económicas y sociales, aún es un país que está lejos de haber desarrollado todo su potencial. Es un país cuya principal característica son sus extraordinarias e irritantes disparidades sociales y económicas que hacen que se lo clasifique entre las cuatro situaciones nacionales más desiguales del mundo. El Brasil es un Estado vulnerable política y militarmente, a pesar de los esfuerzos hechos en los últimos años y los resultados que fueron alcanzados. Se redujo la vulnerabilidad externa, se retomó la construcción de la infraestructura física (carreteras, energía, puertos) y social (escuelas, hospitales, etc.); se redujeron de forma radical la pobreza y la miseria y el Brasil pasó, con gallardía, por la grave crisis económica y financiera, iniciada en 2008 y que aún permanece en 2011. Mientras que los países del G-7, según el FMI, redujeron su PIB en 3,5% en 2009, el PIB brasileño apenas cayó 0,2%; mientras que los Estados Unidos perdieron 7,3 millones de empleos en 2008 y 2009, la economía brasilera generó 2,5 millones (y  2,5 millones más en 2010). El Brasil atraviesa un momento de su Historia en que las clases populares, conducidas por el PT y los partidos progresistas, bajo el liderazgo del Presidente Lula, iniciaron un proceso de transformación económica, política y social para construir una sociedad democrática de masas. Todavía, a diferencia de los Estados Unidos, Brasil es un país subdesarrollado, ubicado en la periferia del sistema internacional.

24. Es natural que los Estados Unidos se hayan sentido desafiados, ante la emergencia de un país con la riqueza y potencial de Brasil, cuando se inició ese proceso, por alrededor de 1950, con Getúlio Vargas, en su hegemonía a la que presumen incontestable en las Américas, el área geopolítica más próxima a su territorio. Es también natural que Brasil, delante de la aspiración y obligación histórica de su sociedad de superar los desafíos de las desigualdades, vulnerabilidades y  de la realización de su potencial, haya encontrado, desde que inició los primeros esfuerzos en ese sentido, la sospecha y más tarde la rivalidad norteamericana. De ahí la propiedad del título que sintetiza la sustancia de esta obra de Moniz Bandeira que examina ese período de la historia brasileña y las iniciativas de superación de su condición de atraso y semi-colonia: “Brasil-Estados Unidos: a rivalidade emergente, 1950/90”.

25. El Brasil vive un momento de transformación de la naturaleza de la inserción de su sociedad y Estado en el sistema internacional. La estructura del comercio exterior se alteró, reduciendo muchísimo la dependencia de la economía brasilera no sólo en relación a terceros mercados como en relación a productos específicos; los flujos de inversión directa extranjera se diversificaron, con un aumento significativo de la participación de capitales de nuevos orígenes; Brasil pasó de deudor a acreedor internacional, acumulando reservas que casi llegan a U$ 300 billones, mayores que las de Francia, Inglaterra y Alemania; Brasil pasó a exportar capitales, a través de empréstitos e inversiones directas de empresas brasileñas en el exterior.

26. En la política internacional, la participación de Brasil pasó a ser la de un actor importante, y con presencia cada vez más solicitada, en el trato político de cuestiones como la de Oriente Próximo, Haití, la lucha contra la pobreza, la reforma de las Naciones Unidas, la crisis económica internacional, la gestión del G-20 financiero, la acción del G-20 comercial, la crisis ambiental y la dinámica política Regional. En este caso, el conocimiento no-mediático, no-periodístico, de las cuestiones internacionales, de la evolución de la política externa brasilera y de su estrategia se torna esencial para comprender y participar, de forma no prejuiciosa, del debate, cada vez más intenso, sobre el nuevo papel internacional de Brasil.

27. El Profesor Luiz Alberto Moniz Bandeira construyó, en el curso de décadas, una obra histórica que permite comprender, desde un ángulo brasileño, el sistema internacional, su contexto y dinámica y, en especial, entender el momento histórico que se inicia en 1950, cuando se comienza a transformar la naturaleza de la inserción de Brasil en el mundo.

28. Sus obras tratan con profundidad, y a partir del análisis de una extensa documentación, de temas de gran interés para la política externa actual, desde “La formación de los Estados en la Cuenca del Plata-Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay”; “De Martí a Fidel – La Revolución Cubana y América Latina”; “Argentina, Brasil y Estados Unidos –De la Triple Alianza al MERCOSUR”; “La Formación del Imperio Americano”; “Fórmula para el Caos”, y de tópicos de la política interna y externa brasileña, tales como “Presencia de los Estados Unidos en Brasil (Dos siglos de historia)”; “El Gobierno de João Goulart”; “Las relaciones peligrosas: Brasil-Estados Unidos (De Collor a Lula)”; y “Brasil-Estados Unidos: a rivalidade emergente”, que ahora es re-editada, y revisada, y que trata el período que va desde 1950 hasta 1990. Todas obras indispensables para aquellos que necesitan conocer la reciente historia brasileña.

29. La importancia de los Estados Unidos para la economía, la política y la sociedad brasileña fue, desde la II Guerra Mundial, y aún es, extraordinaria: la recíproca nunca fue verdadera en el pasado ni aún es, mas tenderá a ser, en el futuro, igualmente extraordinaria.

30. Algunos números sirven para revelar esa importancia y para explicar (más no para justificar) el comportamiento de líderes políticos brasileños en determinados momentos frente a las demandas y presiones norteamericanas. Por alrededor de 1950, el café representaba cerca de la mitad de nuestras exportaciones, mientras que los Estados Unidos no sólo compraban el 50% del café brasileño sino que eran, además, nuestro principal socio comercial, con una parcela de cerca de 40% del intercambio externo brasileño, importaciones más exportaciones. Por alrededor de 1980, noventa por ciento del petróleo utilizado en Brasil era importado y representaba más del 50% de todas nuestras importaciones. Las variaciones de su precio tenían gran impacto, para bien o para mal, sobre la economía brasileña. En aquella época, las importaciones estadounidenses provenientes de Brasil representaban cerca del 2% de sus importaciones totales, mientras que las exportaciones norteamericanas para Brasil representaban cerca del 1,5% del total de sus exportaciones hacia el mundo.

31. Delante de esta situación de dependencia económica es que se puede evaluar la importancia y el coraje de acciones decisivas para el desarrollo de nuestro país, como fueron la de negociar la participación en la Segunda Guerra Mundial, a cambio del financiamiento de la construcción de la Companhia Siderúrgica Nacional (CSN)  -sólo ocurrió después de un reluctante apoyo norteamericano) y a la creación, por Getúlio Vargas, de la PETROBRAS, en 1954, esencial para alcanzar la autonomía energética. Vargas, tan duramente combatido por las mismas corrientes políticas que históricamente, y hasta hoy, se oponen a la autonomía de Brasil, que defienden su ingreso subordinado en otros bloques, de forma directa o bajo el eufemismo de apertura e inserción en la globalización asimétrica y hegemónica, cuyo ritmo se redujo pero no desapareció con la crisis de 2008. Su líder, el sociólogo y Presidente Fernando Henrique Cardoso, expresando el antagonismo de las clases propietarias tradicionales y de las elites intelectuales cosmopolitas, en cierto momento declaró públicamente: “Nuestro pasado político aún obstaculiza el presente y retarda el avance de la sociedad. Me refiero al legado de la Era Vargas – a su modelo de desarrollo autárquico y a su Estado intervencionista”!

32. Hoy, el café representa el 3% de las exportaciones brasileñas, nuestro mayor socio comercial es China, y nuestro principal producto, tanto en el caso de las exportaciones como en el de las importaciones, no excede el 10% del total. Los Estados Unidos representaron, en promedio, en los últimos años, cerca del 17% de nuestras exportaciones, si no consideramos el año crítico de 2009. La crisis económico-financiera internacional permanece, a pesar de las fluctuaciones de actividad. Nada indica su próximo fin y, por el contrario, todo apunta para la posibilidad de su agravamiento (o de su permanencia, con una economía en depresión). Igualmente después del fin de la crisis, la participación estadounidense en la agenda comercial brasileña no debería volver a sus antiguos y elevados niveles.

33. La importancia de los Estados Unidos para nuestro comercio exterior (y para una parte de nuestras elites vinculada con el mismo, de una forma o de otra) se redujo mucho. Así, se desvaneció a unos pocos la capacidad que los Estados Unidos utilizaron contra Brasil, así como los instrumentos de presión comercial y política, que habían utilizado en el caso de la Ley de Informática, en 1987, o de las patentes farmacéuticas. La posibilidad de que vengan a amenazar a Brasil con sanciones es remota pues saben que, en caso de que intentasen implementarlas, esas sanciones serían ineficaces. En aquella época, las sanciones por parte de los Estados Unidos fueron eficaces ya que su amenaza logró que las propias elites brasileñas, a través de una amplia campaña mediática, y de movilización de intelectuales y economistas “modernos”, exigiesen la revocación de la Ley de Informática, lo que acontecería durante el  mandato del Presidente Fernando Collor. A partir de ese momento de su gobierno, los “deseos” estadounidenses fueron satisfechos en cascada, y hasta anticipadamente, en la medida que el Gobierno Collor decidió alinearse, sin nada que obtener o pedir a cambio, políticamente a Occidente y al Consenso de Washington económicamente.

34. Un comentario deriva de la reflexión sobre los eventos analizados, de forma magistral, por Moniz Bandeira. El Presidente José Sarney asumió la Presidencia en un momento delicado de la política brasileña, y fue capaz de conducir la transición de un régimen autoritario a uno democrático, en situación de pertinaz crisis económica. Garantizó la libertad de prensa, inició un proceso de firme aproximación con la Argentina, base del futuro MERCOSUR, resistió las presiones para adoptar medidas de arbitrio, convocó a la Asamblea Constituyente, promulgó la Constitución de 1988 y presidió, con serenidad, una campaña electoral de gran violencia verbal contra él y su familia. Desempeñó un papel fundamental, garantizando el éxito de la transición democrática, luego de la caída del régimen cívico-militar de 1964, y apoyó programas estratégicos vitales para Brasil, como el nuclear, espacial y cibernético. Al resistir a las presiones estadounidenses para desmantelar esos programas, contrarió poderosos intereses, económicos y políticos, nacionales y extranjeros. Tal vez, haya sido esta la razón que explicaría el antagonismo sistemático de sectores de los medios de comunicación contra su persona.

35. Las inversiones directas y los financiamientos, originarios de los países exportadores de capital que se destinan a los países subdesarrollados, frágiles económica y políticamente, han sido importantes en la Historia para construir lazos de dependencia económica y política. Esos lazos tornan posible, siempre que las poderosas potencias acreedoras lo juzgan necesario, el ejercicio de presiones de todo orden sobre los países subdesarrollados para que éstos, más débiles y deudores, modifiquen políticas internas y posiciones externas, circunstancias que quedan expuestas en diversos pasajes de la obra de Moniz Bandeira.

36. Los inversores y financistas de la economía brasileña y de sus elites fueron, hasta la Gran Depresión de 1929, las casas bancarias europeas, en su gran mayoría inglesas. La red de ferrocarriles que ligaba a las áreas del café del interior paulista (actividad central de la política y la economía del Imperio y la Primera República) con los puertos de exportación, fue financiada y construida por firmas inglesas, en un régimen de garantía de retorno (de garantía de lucro, de inversión extranjera, a través de la inclusión de los contratos de cláusula oro). Dichas casas bancarias también financiaron la construcción de los primeros sistemas de transporte urbano y de iluminación pública, en las principales ciudades del país.

37. Hasta la Gran Depresión no hubo en Brasil industria digna de ese nombre. Fue el aislamiento involuntario de Brasil en relación a la economía mundial entre 1929 y 1945, período en que fue reducida y casi eliminada la posibilidad de exportar café, que se tornó difícil importar y transportar bienes de consumo, estimulando el surgimiento de industrias en el país, con el objetivo de producir bienes que substituyesen a los importados, consumidos principalmente por las elites y clases medias urbanas. De esa época data la construcción de la primera hidroeléctrica proyectada y construida por brasileños, Paulo Afonso, y de la usina de Volta Redonda, para producir energía y acero, pilares indispensables para la construcción de cualquier parque industrial sólido.

38. Un paréntesis aquí para una observación heterodoxa. Todo proceso de desarrollo económico de un país corresponde al aprendizaje de la sociedad para producir bienes y se hace por la sustitución gradual de importaciones. Seria imposible para cualquier sociedad agraria subdesarrollada saltar del estadio primario-exportador al de producción y exportación de productos industriales. Además, el estadio primario-exportador es caracterizado en todos los países por la libertad de cambio y tarifas bajas (usadas apenas para fines de recaudación), inclusive porque los bienes industriales de consumo tienen que ser importados, lo que dificulta el surgimiento de industrias locales (y de impuestos sobre esa actividad).

Igualmente, la idea de algunos economistas de que los países subdesarrollados podrían optar libremente entre un modelo de crecimiento por las exportaciones y un modelo de sustitución de importaciones es irreal. El camino natural del desarrollo se inicia por la sustitución de importaciones y el fortalecimiento del incipiente capital nacional, lo que, de un lado, requiere la protección contra las importaciones extranjeras más competitivas y, de otro, hace surgir reclamos de nacionales importadores y de intereses extranjeros exportadores.

39. La influencia financiera norteamericana en Brasil comienza a expandirse con los primeros empréstitos concedidos por la casa Dillon Reed, que substituiría a los bancos ingleses, como la Casa Rothschild. A su vez, las inversiones directas estadounidenses sustituirían a los capitales franceses e ingleses, que comenzaron a retraerse luego de la I Guerra Mundial, mientras que, por un breve período, surgieron los intereses alemanes, en competencia con los norteamericanos. Cuando las dificultades en aumentar las exportaciones, y así generar las divisas necesarias para realizar las importaciones de bienes de capital y de consumo de todo orden, consumidos por las elites e clases medias urbanas, tornaron necesario elevar las tarifas e implantar sistemas de administración y control cambiario, las inversiones norteamericanas vinieron para Brasil, aprovechando las oportunidades surgidas del mercado protegido.

40. Las inversiones directas norteamericanas aumentaron, de forma significativa, en el período 1945/64, expandiendo su participación en el stock de capital extranjero en Brasil. En los últimos años, la importancia estratégica de las inversiones norteamericanas en la economía disminuyó debido a nuevas inversiones (españolas, portuguesas y  ahora chinas). Éstas últimas ya superaron la primera decena del billón de dólares. La participación de capital extranjero en la formación de capital en Brasil no supera hoy 10%, aunque se debe resaltar su importancia para la transferencia y asimilación de tecnología propietaria. Es verdad, por otro lado, que el aumento del stock de capital extranjero dará, en el futuro, origen a remesas significativas de lucros, lo cual es grave siempre que coincida con momentos en que el superávit comercial diminuye debido a la reducción de las exportaciones, o al aumento de las importaciones. Dichas circunstancias llevan a situaciones periódicas de dificultades en el balance de transacciones corrientes, en especial cuando hay crisis económica en los países de origen del capital.

41. Los financiamientos de los organismos internacionales, que correspondían al 1% del PIB, en 1984, Hoy no exceden el 0,3%. La deuda externa, pública y privada, con bancos comerciales, que amenazaban al País, y que lo llevaron a moratoria en los años 80, no existe más. Fue sustituida por la emisión de títulos de crédito por el Tesoro Nacional y las empresas y son tomados por inversores extranjeros, a veces institucionales, como los fondos de pensión. Hay una fuerte entrada de capitales especulativos, atraídos por las altas tasas de interés que, a pesar de ser un componente indeseado del ingreso de capital, debido a su volatilidad, se tornó importante para el cierre del balance de pagos, permitiendo equilibrar el déficit en transacciones que deriva de las crecientes remesas de lucros, royalties, asistencia técnica, etc.

42. En el período que va de 1950 a 1990, que Moniz Bandeira examina en su obra, los empréstitos de bancos internacionales y de bancos oficiales eran esenciales para cerrar las cuentas externas y fueron instrumentos muchas veces utilizados para procurar influenciar a las políticas interna y externa brasileras. Así ocurrió, por ejemplo, con la negativa norteamericana a autorizar empréstitos del Fondo Monetario Internacional (FMI) a Juscelino Kubitschek y a João Goulart y de autorizarlos rápidamente a Castelo Branco y a Jânio Quadros, conforme relata Moniz Bandeira.

43. El estrangulamiento cambiario hoy es un arma política imposible de ser esgrimida por cualquier país contra Brasil. El Brasil tiene reservas de casi 300 billones de dólares, pagó a los acreedores oficiales que se reúnen y coordinan en el llamado Club de Paris y rescató los títulos de la deuda pública interna denominados en dólar. Brasil saldó su deuda con el FMI y, por lo tanto, no está más sujeto a su fiscalización y consecuente imposición legal (debido a los compromisos asumidos en los acuerdos de empréstito) de políticas fiscales, monetarias, cambiarias y otras, inclusive en el campo del trabajo, que son económicamente restrictivas, y social y políticamente desestabilizadoras.

44. J. Stiglitz, Premio Nobel de Economía, describió la política que los países desarrollados y los organismos internacionales, entre ellos el FMI, recomiendan y exigen a los países subdesarrollados: “Nosotros predicamos a los países en desarrollo sobre la importancia de la democracia, pero entonces, cuando se trata de los temas con los cuales están más preocupados, aquellos que afectan su subsistencia, la economía, afirmamos a ellos: las leyes de hierro de la economía les permiten a ustedes poca o ninguna elección; y ya que ustedes (a través de su proceso político democrático) probablemente provocarán un enredo, ustedes tienen que ceder las decisiones económicas claves, aquellas concernientes a la política macroeconómica, a un Banco Central independiente, casi siempre dominado por representantes de la comunidad financiera; y para asegurar que ustedes actuarán de acuerdo con los intereses de la comunidad financiera, les decimos que deben focalizarse exclusivamente en la inflación – no se preocupen jamás de los empleos o el crecimiento; y para quedarnos seguros de que no harán exactamente esto, les decimos que impongan reglas al Banco Central, tales como expandir la oferta de moneda a una tasa constante, y cuando una regla falla en conseguir lo que se esperaba, otra regla es recomendada, como las metas de inflación” . (2)

45. En fin, después de un largo período de experimento, crisis y estagnación neoliberal, la transformación iniciada por el gobierno del Presidente Lula llevó a la recuperación de la autonomía en la política económica, a la reducción de la vulnerabilidad externa, a la reconstrucción de la infraestructura, a la construcción de un mercado interno de masas, permitiendo que la economía brasileña se encuentre hoy menos dependiente de la economía internacional y menos sujeta, por lo tanto, a las presiones comerciales y financieras de las Grandes Potencias, entre ellas los Estados Unidos. El grado de apertura de la economía brasileña es considerado bajo en comparación con otros países y esto sería una señal de “atraso”, según algunos cosmopolitas. Por lo tanto, su inserción externa seria reducida y Brasil seria un país “autárquico”. Estos hechos, aunque verdaderos, no permiten deducir el “atraso” de Brasil. En realidad, fue esta situación de menor inserción, inclusive en la fraudulenta zaranda financiera, que nos permitió resguardarnos de los efectos de la crisis y salvar a la economía y la sociedad brasilera de más de una década perdida.

46. Al acompañar la evolución de las relaciones políticas de Brasil con los Estados Unidos, en el período examinado por Moniz Bandeira, vemos que, de un lado, se entrelazan e inciden sobre la aspiración de una parte significativa de la elite brasilera de promover el desarrollo industrial. Esta aspiración se enfrenta periódicamente con una política norteamericana que deriva de su convicción de que el desarrollo brasileño tendría que ser el resultado natural de la acción de las fuerzas del mercado. Por lo tanto, no necesitaría, ni debería, ser estimulado o conducido por el Estado brasileño, salvo para adoptar políticas de liberalización del comercio exterior y de los flujos de ingreso y salida de capitales. De ese modo, las iniciativas del Estado de procurar el desarrollo autónomo de la economía brasileña fueron vistas con preocupación y resistencia por los Estados Unidos, que se negaron sistemáticamente a financiarlas.

47. Así ocurrió con la negativa de Estados Unidos de extender a Brasil, país aliado que envió tropas a Europa en 1944 y que permitió el uso de su territorio por las fuerzas norteamericanas durante a Segunda Guerra Mundial, los esquemas de donación de capital y de empréstito, a tasas de interés subsidiada y en condiciones muy favorables, esencia del Plan Marshall, concedidos a los antiguos enemigos europeos. Tal negativa causaría impacto y consternación en Brasil, también en su elite política y económica tradicional, y llevaría, inclusive, a la presentación del llamado “Memorándum de frustración”, por el Canciller Neves da Fontoura, político conservador, a las autoridades norteamericanas, en 1953.

48. El Plan de Metas del Presidente Juscelino Kubitschek fue visto con reservas por el gobierno de Estados Unidos. Las empresas norteamericanas no se interesaron en participar, de forma significativa, de las políticas de incentivo, por ejemplo, de exenciones de impuestos, de importación sin cobertura cambiaria, de donaciones de terrenos etc., a los inversores extranjeros (a diferencia de las empresas europeas, en especial las alemanas). En el campo político, la Operación Pan-Americana de Juscelino Kubitschek, inspirada por el frustrado viaje del Vice-Presidente Nixon por América del Sur, en 1958, fue recibida con indiferencia por el Presidente Eisenhower. Más tarde J. F. Kennedy, substituyó la propuesta de Brasil y distorsionando su sentido desarrollista, lanzó la Alianza para el Progreso, de carácter asistencial que, políticamente, le permitió contraponerse a los mensajes de la Revolución Cubana y recuperar la imagen de los Estados Unidos en la región pero que, económicamente, tuvo poco resultado.

49. En el período militar, de 1964 a 1985, los esfuerzos brasileños para desarrollar el conocimiento y la capacitación tecnológica en áreas sensibles, como la nuclear y la informática, fueron obstaculizados sistemáticamente por los Estados Unidos, que amenazaron e implementaron sanciones comerciales unilaterales, ilegales, contra Brasil, como aconteció en el caso de la Ley de Informática.

50. En el área nuclear, es posible verificar como se intentó construir, metódica y a través de los medios de comunicación, el “peligro” que representaba la hipotética existencia de una carrera armamentista entre Brasil y Argentina. Era una idea sin fundamento en la realidad, debido al estadio industrial incipiente de los respectivos programas nucleares en cada país, además  la misma insuficiencia se podía aplicar al área espacial. El conflicto militar entre Brasil y Argentina no tenía motivaciones y causas profundas y, por lo tanto, su posibilidad práctica era, en realidad, próxima a cero. Las restricciones norteamericanas a la transferencia de bienes y de tecnología nuclear llevaron, paradójicamente, al desarrollo de tecnología nuclear por parte de los ingenieros y científicos brasileños y a la fabricación gradual de esos bienes, lo que permitiría el anuncio oficial del dominio completo tecnológico (más no industrial) del ciclo nuclear, por el Presidente Sarney, en 1988.

51. Transcurrieron momentos de inflexión política debidos a cíclicas decepciones: las elites tradicionales brasileñas mantuvieron, a pesar de todos los reveses sufridos en sus esperanzas neo-coloniales, expectativas de cooperación con los Estados Unidos para obtener tecnología, promover el desarrollo industrial y expandir las exportaciones de su país. Por ello realizaron gestos y declaraciones y tomaron actitudes de alineamiento con las iniciativas políticas de los Estados Unidos y se enfrentaron, en la práctica, a cada vuelta de camino, con la reacción de gobiernos de diferente índole, con la sistemática negativa norteamericana de cooperación, o con su relativa indiferencia, resultado de un alineamiento político excesivo y subordinado a los Estados Unidos.

Hegemonía y política externa

52. Vivimos un momento en que se desenvuelve una estrategia para transformar la inserción – política, económica, tecnológica – de Brasil en el mundo, a través de una nueva acción en América del Sur, África, Oriente Próximo y en los organismos internacionales, delante de las Grandes Potencias y en la conquista de autonomía frente al FMI. Esta estrategia fue conducida por el Presidente Lula, implementada por el Canciller Celso Amorim, escogido por la más importante revista norteamericana de política internacional, Foreign Policy, y por uno de los tres más prestigiosos periódicos norteamericanos, el Washington Post, como la sexta más importante personalidad del mundo, delante de Hillary Clinton, Angela Merkel y de 92 otras personalidades, y con el auxilio del Asesor para Política Internacional del Presidente Lula, el Profesor Marco Aurélio Garcia. El momento actual es decisivo para el futuro de Brasil.

53. Para Brasil es indispensable mantener la estrategia de reducir su vulnerabilidad económica externa, lo que significa el control de los flujos de capital especulativo y el estímulo al ingreso de capital productivo. De reducir la vulnerabilidad militar, lo que significa el desarrollo de fuerzas armadas modernas, adecuadas, equipadas, adiestradas y democráticas. De reducir la vulnerabilidad política, lo que significa luchar, con perseverancia y serenidad, para obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad, órgano central del sistema político y militar (tecnológico también) internacional, a cuyas decisiones Brasil hoy tiene que obedecer sin participar del proceso de negociación que lleva a su adopción. De eliminar la vulnerabilidad tecnológica, que requiere una política de firme inducción de transferencia de tecnología por el capital extranjero, que viene aquí atraído por las perspectivas de lucro, y desarrollar en Brasil las tecnologías más sofisticadas. De resistir a los esfuerzos internos y externos que llevan, en la práctica, a aumentar la vulnerabilidad de la política económica, resistencia que significa la negativa a dejarse incluir, formal o disfrazadamente, en cualquier bloque económico-político que no sea el suramericano, a cambio de los “beneficios” desiguales de la apertura asimétrica de los mercados, acompañados de la reducción de la autonomía de los instrumentos para promover políticas de desarrollo acelerado; de desenvolver nuestro potencial humano, nuestros recursos naturales y nuestro capital, a través de la formación de un mercado de masas, de capacitación de la mano de obra, del conocimiento de los recursos naturales, del fortalecimiento de las estructuras empresarias nacionales.

54. Es necesario, prudente y provechoso mantener las mejores relaciones con las Grandes Potencias, debido a su importancia en el mundo en general  y para  Brasil en particular, pero con fundamento en los principios de igualdad soberana, de reciprocidad, de no intervención y de autodeterminación, sin perder jamás de vista que los intereses nacionales brasileños son los de un país subdesarrollado, pero de extraordinario potencial. Ellos no son idénticos a los intereses nacionales de cada una de las Grandes Potencias en general y, mucho menos, de aquella que es, de lejos, la mayor potencia mundial, los Estados Unidos de América.

55. Desplegamos una política altiva, activa, soberana, no intervencionista, no impositiva, no hegemónica, que lucha por la paz y la cooperación política, económica y social, en especial con los países vecinos y hermanos suramericanos, comenzando por los países socios de Brasil en el MERCOSUR, a los  que nos une un destino común. Con los países de la costa occidental de África, también nuestros vecinos. Y con los países semejantes: mega-poblacionales; mega-territoriales; mega-diversos; mega-ambientales; mega-energéticos; mega-subdesarrollados; mega-desiguales. No podemos engañarnos. Nuestros verdaderos aliados son nuestros vecinos – de aquí y de ultramar-, con los cuales nuestro destino político y económico está definitivamente entrelazado. Nuestros semejantes, son los grandes Estados de la periferia.

NOTAS
(1) “You have to pat them a little bit and make them think you are fond of them.” Secretary of State John Foster Dulles, 1953. In Schoultz, Lars: Beneath the United States: a History of US Policy Toward Latin America; Harvard University Press, 1998.

(2) “We tell developing countries about the importance of democracy, but then, when it comes to the issues they are most concerned with, those that affect their livelihoods, the economy, they are told: the iron laws of economics give you little or no choice; and since you (through your democratic political process) are likely to mess things up, you must cede key economic decisions, say concerning macroeconomic policy, to an independent central bank, almost always dominated by representatives of the financial community; and to ensure that you act in the interests of the financial community, you are told to focus exclusively on inflation – never mind jobs or growth; and to make sure that you do just that, you are told to impose on the central bank rules, such as expanding the money supply at a constant rate; and when one rule fails to work as had been hoped, another rule is brought out, such as inflation targeting”. Foreword by J. Stiglitz, in Polanyi, Karl: The Great Transformation; Beacon Press, 2001.

Read Full Post »

bcba

INFO SEMANAL DEL BANCO CIUDAD

 CONTENIDOS:

 

Nivel de Actividad: sin freno – Pág. 2

Cuenta Corriente: en baja – Pág. 4

Comercio Exterior: sin cambios en la tendencia

– Pág. 5

Resultado Fiscal: desaceleración transitoria del

gasto – Pág. 6

La Marcha de los Mercados – Pág. 8

Estadístico – Pág. 10

 

DESCARGAR:

http://srvdocs1.bancociudad.com.ar/Informe-semanal-131(4).pdf

Read Full Post »

deloitte

1 –  Newsletter de novedades financieras

La división de Deloitte Corporate Finance presenta un nuevo informe de Banking. Este estudio detalla las principales variables financieras y sus comportamientos durante el mes de febrero de 2011.

En el especial de este mes, se desarrollará un análisis sobre la composición, evolución y comporamiento del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

Leer el artículo 

  

2 – Tax Update

Del 04 al 17 de Marzo de 2011

Ver Tax Update


  

3 – La Clave de la semana

Los agregados monetarios siguen aumentando fuerte

La Clave de la Semana

Ver clave de la semana          


  

4 – Novedades de la semana

Por Esteban P. Villar
Conozca las novedades económicas, políticas, regionales y legislativas del ámbito nacional e internacional.  

Novedades semanales correspondientes a marzo 21, 2011

 

Toda la información contenida en estas páginas pertenece (a) a las fuentes citadas de buena fe; (b) a sus autores declarados; ó (c) a INFORMACION ESTRATEGICA, por lo que queda prohibida su reproducción total o parcial sin expreso consentimiento de (a), (b) ó (c). – Todos los derechos reservados

Read Full Post »

radio

 

CIRA en la radio: AUDIO COMPLETO del programa “COMERCIO EXTERIOR SIGLO XXI” del Martes 22/03/2011

AVIS SCHUSTER+BOENINGER (Chile, Japón, Africa, LNA, OBAMA)+OCHOA (Trabas a la importación, energía nuclear)+Ale GALLO (ComEx hoy)+ PEREZ SANTISTEBAN (Res 39/2011 UFI)

Hemos realizado una nueva emisión, del programa de la Cámara de Importadores de la República Argentina, en su 3ª temporada al aire. En efecto, en “COMERCIO EXTERIOR SIGLO XXI”, pudimos analizar, en profundidad, temas estratégicos que hacen a la candente actualidad internacional y a la  agenda de los importadores y los operadores del comercio exterior argentinos.

CONTENIDOS:

* AVIS SCHUSTER, homenaje de CIRA y “COMERCIO EXTERIOR SIGLO XXI”, ante su deceso ocurrido el 20-2-20011, a cargo del conductor del programa. (en audio, de 02:00 a 04:02) 

* Lic Iris BOENINGER,  Jefe Departamento Económico, P R O | C H I L E  Buenos Aires; Embajada de Chile en Argentina, comentando la misión empresarial chilena que actualmente visita nuestro país, y analizando el impacto, en el comercio internacional,  de los hechos en Japón, particularizando en la temática de la energía nuclear. Análisis de la visita de Obama a la región,  y las trabas comerciales impuestas en nuestro país, y el programa de PROCHILE para el 2011.(en audio, de 12:15 a 30:45)

* Cont. RAUL V. OCHOA, Coordinador  PROGRAMA EXPORTADORES PYME – Prov. De Buenos Aires. Analisis de la situación del comercio exterior, en particular las nuevas trabas a la importación. Impacto de la crisis en Japón y su impacto no solo comercial sino en el futuro del uso de  energía nuclear.(en audio, de 41:40 a 52:43) 

* ALEJANDRA GALLO,  especialista en  COMERCIO EXTERIOR, del diario CLARIN, analizando la actualidad del comercio internacional, tanto a nivel nacional como a partir de la situación en Japón y Africa norte, en particular Libia. (en audio, de 1:07:00 a 1:16:45)

* ING. DIEGO PEREZ SANTISTEBAN, Presidente CIRA. con su habitual editorial, esta vez focalizado en la nueva Resolución 39/2011 de la UFI (LAVADO DE ACTIVOS Y FINANCIACIÓN DE TERRORISMO),  y sus alcances en la actividad comercial. Cursos de acción iniciados por CIRA. (en audio, de 1:29:12 a 1:47:00)

Con la producción , dirección y conducción de la Gerencia de Relaciones Institucionales de CIRA, estamos enviando la emisión del programa del MARTES 22 de marzo del 2011

Lo pueden escuchar en el link de nuestra web o ingresando aquí: Programa 22/03/2011

Read Full Post »

globalAsia

Boletín Noticias Global Asia

Publicidad
Jueves, 24 Marzo 2011
  Jueves, 24 de marzo de 2011

El BM pronostica crecimiento de 8 % de China durante otros 20 añosJustin Yifu Lin, economista jefe y vicepresidente principal del Banco Mundial (BM) ha señalado que China tiene el potencial de seguir manteniendo un crecimiento económico anual del 8 % durante otros 20 años. Leer más…

 

Miércoles, 23 de marzo de 2011 

Asia representa el 15 % de las ventas totales de Inditex

El grupo español Inditex ha dado a conocer sus resultados anuales de 2010. De las cifras se desprende que Asia es una de las áreas en donde el crecimiento del grupo ha sido relevante. Concretamente, se han producido 160 aperturas en todo el territorio asiático, elevando la presencia global  de la compañía a 645 tiendas. Leer más…


Martes, 22 de marzo de 2011

Japón necesita elaborar tres presupuestos para la reconstrucción del país

El ministro de Política Nacional de Japón, Koichiro Gemba, ha asegurado que será necesaria la elaboración de hasta tres presupuestos adicionales para la reconstrucción total del país tras la catástrofe del 11 de marzo al país. Leer más…


Lunes, 21 de marzo de 2011

Japón cerrará Fukushima
Mientras mejora la crisis nuclear con el restablecimiento del suministro eléctrico en los reactores cinco y seis, se ha hallado radiactividad elevada en el agua corriente de una localidad situada a 40 kilómetros de la central. El Gobierno de Japón ha informado, según señala El País, que los días de la central nuclear de Fukushima-1 están contados, ya que será cerrada una vez se solucione la crisis atómica que desde hace 10 días tiene en vilo a Japón. Leer más…


MÁS NOTICIAS
Shell prevé invertir 1.000 millones de dólares al año en China
China se convierte en el primer mercado de arte del mundo
China Unicom quiere anticipar su llegada al consejo de Telefónica

  newsletter_24_03_2011    

Hoy es Noticia: Dos trabajadores de Fukushima han sido hospitalizados por radiación excesiva. Tokio anuncia que distribuirá agua embotellada a familias con bebés. El Banco Mundial pronostica un crecimiento del 8 % para China durante otros 20 años. China emitirá 4.570 millones de dólares en bonos del tesoro de registro contable

Ver video


Read Full Post »

Older Posts »